En estos dos años de gobierno de Alejandro Giammattei, Guatemala alcanzó la cantidad de agresiones contra derechos humanos que presentó durante todo el mandato de Otto Pérez Molina, según datos revelados en una conferencia de prensa brindada por ActionAid Guatemala, ActionAid España y la Alianza por la Solidaridad hoy en la zona uno capitalina.

Las cifras de atentados aumentan años tras año, pese a que el deber del Estado es respetar, garantizar y proteger los derechos humanos. Lo anterior, según Ruth Del Valle, representante de la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH).

El Informe Anual Circustanciado de la PDH 2020 muestra que ese año hubo 9,894 denuncias por derechos vulnerados. Por otra parte, el Informe 2021 indica que para ese entonces se recibieron 10,338 denuncias por posibles violaciones a derechos humanos, donde solo el 5.31% fue por discriminación.

Aumento de criminalización

Del Valle mencionó que se redujo la protección ante atentados y que permanecen los ataques a derechos humanos y la criminalización. «Ya no son ataques individuales, son colectivos», añadió, refiriéndose a las comunidades de defensores del medio ambiente.

Se refirió a lo anterior como un abuso del derecho penal y enfatizó que los más vulnerados son los defensores de las tierras indígenas. También, quienes luchan por un ambiente saludable para el país. Asimismo señaló que el Ministerio Público (MP) debilitó el sistema de la Fiscalía de Derechos Humanos; puede leer al respecto acá.

«A mayor corrupción, mayor violación de los derechos humanos y (…) menor voluntad política», indicó Del Valle, que es miembra de la Defensoría de Derechos Humanos y Periodistas. Culminó al resaltar que las elecciones del nuevo PDH serán clave para definir si el sistema se fortalecerá o no. Esta se realizará el 20 de julio, basándose en la terna que se le entregó ayer al presidente Giammattei.

La lucha de las mujeres

Por otra parte, Lin Valenzuela, defensora de derechos humanos, manifestó que existe un retroceso en la democracia representativa del Estado para las mujeres que son violentadas con constancia. Al respecto, enfatizó que estas enfrentan violencia, opresión policial y criminalización por el estigma de ser mujeres.

Agregó que la violencia no es solo psicológica, sino también hacia sus cuerpos. Como ejemplo mencionó a María Cuc Choc, lideresa indígena criminalizada. «Ha enfrentado un juicio oral y público amañanado que la acusó de tres delitos; sin embargo, en la sentencia se le culpó por usurpaci

«¡Libres para defender nuestros derechos!»

ActionAid elaboró una campaña para promover el refuerzo de los derechos humanos. Esta fue apoyada por Bernardo Caal, defensor de la tierra que estuvo preso por cuatro años. Para justificar su lucha, mencionó «el agua es uno de los bienes más ambicionados en estos momentos porque está siendo desviada (…) por hidroeléctricas».

La campaña en desarrollo presenta dos banners que apoyan la libertad de opinión y al acceso de información pública. Además, incluye dos videos de declaraciones de defensores del medio ambiente que exigen justicia y culminan diciendo «¡libres para defender nuestros derechos!».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.