El lunes 31 de julio del presente año, los magistrados de la Sala de Apelaciones de Femicidio redujeron la condena de cinco años que se le otorgó al exjugador de fútbol Marco Pappa por el delito de violencia a la mujer.

La sentencia se redujo a 60 días por faltas a las personas, plazo que Pappa ya cumplió debido a que está privado de libertad desde el 31 de agosto de 2020, por una denuncia interpuesta por Andrea Aparicio, su expareja. Por ello, los magistrados ordenaron su liberación; sin embargo permanecerá en Mariscal Zavala porque tiene otro proceso parecido en su contra.

Prisión inconmutable por violencia física

El Tribunal de Sentencia de Femicidio y Otras Formas de Violencia Contra la Mujer emitió la condena el 14 de febrero del año en curso. Inicialmente, el Ministerio Público (MP) planteó una condena de 12 años en prisión, pero solo cinco fueron concedidos.

Lo anterior fue la resolución de la demanda colocada en 2020 y fue fruto del segundo juicio planteado. El primero fue en enero de ese año; el jugador había pagado una multa de 1,200 dólares luego de aceptar haber agredido a Aparicio en 2019.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.