Anoche, minutos previos al partido de fútbol donde competía Municipal (equipo guatemalteco) contra Olimpia (hondureño) en los octavos de final de la Liga Concacaf, aficionados se enfrentaron con piedras, lo que ocasionó disturbios afuera del Estadio Doroteo Guamuch Flores, ubicado en la zona 5 capitalina, donde jugaban los deportistas.

Debido a que el partido fue internacional, la Concacaf permitió la visita de la afición extranjera al Estadio. De acuerdo con un apasionado de Municipal, ingresaron aproximadamente ocho o diez buses que portaban a los hondureños, quienes realizaron una caminata de zona 1 para el Estadio como apoyo a su equipo.

Por otra parte, la porra de Municipal realizó un ‘pasillo’ (se agrupó alrededor del bus que llevaba a los jugadores de su equipo) para apoyarlos. Mientras tanto, la porra hondureña se ubicó en el Puente Olímpico. «El pasillo (…) no duró mucho porque estos aficionados empezaron a tirar piedras», indicó el guatemalteco entrevistado.

Ante lo ocurrido, agentes antimotines de la Policía Nacional Civil (PNC) lanzaron gas lacrimógeno para controlar a los fanáticos. El incidente dejó a un herido de bala y la policía detuvo a varios presuntos hondureños como supuestos responsables del atentado.

Atención al herido

En la tarde del incidente, un hombre hondureño ingresó al Hospital General San Juan de Dios. De acuerdo con el personal de allí, el paciente presentó heridas por un arma de fuego ocasionadas en el disturbio y se le atendió de manera inmediata. Alrededor de las ocho de la noche, el aficionado permanecía en sala de operaciones y los médicos que lo atendieron indicaron que se encontraba en estado delicado.

Según la subdirección médica del hospital, el aficionado persiste en el mismo estado y su pronóstico es reservado.

PNC volvió a lanzar gas

Minutos después de que el partido terminara con un empate de 2-2, personas que asistieron reportaron otra alteración afuera del Estadio.

La noche concluyó con apasionados del fútbol corriendo por las calles de dicha zona para huir del gas lacrimógeno (lanzado por la PNC), portando las camisolas del equipo al que apoyaban.

PNC lanzó gas lacrimógeno por segunda vez frente al Monumento Olímpico. Foto: cortesía

El partido que decidirá el desempate será el próximo jueves 25 de agosto en el Estadio Chelato Ucles, ubicado Tegucigalpa, Honduras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.