Desde el 2011, cada 30 de agosto se conmemora el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, fecha nombrada por la Asamblea General de las Naciones Unidas mediante la resolución 47/133.

De acuerdo con dicha Asamblea, una desaparición forzada es la detención o el traslado de una persona en contra de su voluntad hacia un rumbo desconocido; puede realizarse por grupos organizados o particulares que actúan en nombre del Gobierno.

Una desaparición: más de un afectado

«La familia y los amigos de las personas desaparecidas sufren una angustia mental lenta, ignorando si la víctima vive aún y, de ser así, dónde se encuentra recluida, en qué condiciones y cuál es su estado de salud», indica la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Según dicha institución, las desapariciones afectan tanto las víctimas como a sus comunidades, amistades y familiares. Por ello, estas se ejecutan no solo como un atentado hacia la víctima, sino también como una estrategia para infundir miedo y amenazar a la población que la rodea.

Además, la ONU señala que esta acción viola más de doce derechos humanos, incluyendo los de los habitantes del entorno del desaparecido. En Guatemala, uno de los casos que sigue en proceso es el conocido como «Las Dos Erres».

Caso «Las Dos Erres»

Este implica al Ejército de Guatemala en masacres contra el pueblo indígena en 1982, durante el gobierno de Efraín Ríos Montt. En dicho periodo (época del Conflicto Armado Interno), la Comisión del Esclarecimiento Histórico registró 42 mil 275 víctimas y 6 mil 159 de ellas fueron desaparecidas a la fuerza, según el Grupo de Apoyo Mutuo.

La Asociación de Familiares de Detenidos-Desaparecidos (Famdegua) presentó el caso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en 1996.

De acuerdo con dicha Comisión, el caso relata cómo soldados kaibiles ingresaron a la aldea Las Dos Erres, en Petén, el 7 de diciembre de 1982, para desaparecer y violentar a los pobladores.

La masacre dejó por lo menos a 216 fallecidos por golpes y víctimas (mujeres y niñas) violentadas sexualmente. En 2011, 2012 y 2018 se condenó a militares retirados. Sin embargo, la investigación persiste.

Casos similares al anterior y el aumento de desapariciones forzadas en diversas regiones del mundo hicieron que se estableciera un día para conmemorar a las víctimas de dicho crimen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.