Autoridades de los 48 cantones de Totonicapán y familiares de las víctimas de la masacre de la «Cumbre de Alaska», suscitada en Sololá durante el gobierno de Otto Pérez Molina (el 4 de octubre de 2012), colocaron una placa para rendir homenaje a los fallecidos.

Ayer se cumplió una década del acontecimiento por el que fallecieron siete pobladores indígenas que manifestaban en oposición al gobierno. Una de las protestas era el costo de la energía eléctrica y otra las modificaciones al pénsum de Magisterio.

Violencia a cargo del Ejército

Dicha movilización la realizaron los 48 cantones de Totonicapán en el kilómetro 169 de la Carretera Interamericana. A esta acudieron miembros del Ejército de Guatemala y Fuerzas Especiales de la Policía para disolverla.

De acuerdo con la extinta Comisión Internacional contra la Impunidad de Guatemala (CICIG), ocho soldados y el coronel Juan Chiroy fueron ligados a proceso en 2013 por los delitos de ejecución extrajudicial.

El juez a cargo fue Miguel Ángel Gálvez y la etapa intermediaria fue llevada por la jueza Carol Patricia Flores, que redujo el delito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.